Jose A Hernandez

Gijon, 01/02/2010

 

Vivimos bombardeados por millones de imágenes que nos asaltan cada día exigiéndonos un segundo de atención, y cada vez resulta más difícil encontrar una que realmente te atraiga, te diga algo. Los aficionados a la fotografía, en nuestra búsqueda incesante de fotos inspiradoras, experimentamos con frecuencia la frustración de lo ya visto, de lo mil veces repetido. Así que, cuando salgo a hacer fotos, tengo siempre en la cabeza un propósito: que mis fotos sean originales y, si es posible, un poco misteriosas. Y solo si reúnen alguna de estas características creo que merece la pena compartirlas. Es un reto muy difícil, y a la vez muy gratificante, porque te obliga a estar siempre concentrado y atento para conseguir captar escenas, momentos, detalles… que en otro caso pasarían desapercibidos. Y es que el fotógrafo, también el aficionado, y sobre todo el aficionado compulsivo, como yo me considero, vive dos vidas: la de la persona corriente que trabaja, pasea, viaja… en definitiva se relaciona con el mundo de forma convencional
, y la vida paralela en que se desarrolla su pasión fotográfica, la que le lleva a estar siempre absorto, siempre en guardia, casi al margen del mundo en busca de la imagen perfecta.
En esta exposición muestro catorce fotos, diez de las cuales son reflejos. La mayor parte son fruto de mis correrías por Gijón, y las demás están hechas en Mallorca y Pisa. Lo que me atrae de la fotografía de reflejos es que lleva al límite el carácter efímero del objeto fotográfico, por cuanto la mínima brisa, la mínima variación en la luz, transforma totalmente su aspecto, lo magnifica o lo arruina… Me parece apasionante también porque confiere a cualquier espacio o motivo conocido una apariencia completamente diferente, lo que le añade ese toque de misterio que tanto valoro en la fotografía. Y he procurado dar a muchas de las fotos que presento un matiz de abstracción, que desde hace tiempo, a veces inconscientemente, trato de incorporar como signo distintivo de mi trabajo, en la búsqueda de ese carácter propio, de ese sello personal por el que aspiro a que sean reconocidas.
Obviamente mis fotografías no contienen ningún tipo de mensaje, ni aspiran a la transcendencia. Sólo quiero con ellas compartir un poco de belleza o, como pretendían los impresionistas, transmitir felicidad al mundo, lo que no es poco… Espero que alguna logre captar la atención de quien las contemple, al menos por un segundo. Con ello me daré por satisfecho en el inicio de mi experiencia expositora.

Volver

 Jose A Hernandez

105-01/14.GAMAD.1493

Fotografia

43 x 60 cm.

Parque de Invierno

 Jose A Hernandez

105-02/14.GAMAD.1494

Fotografia

54 x 60 cm.

Niebla de Verano

 Jose A Hernandez

105-03/14.GAMAD.1495

Fotografia

47 x 60 cm.

Ventanas

 Jose A Hernandez

105-04/14.GAMAD.1496

Fotografia

60 x 43 cm.

Ventanas al Sol Poniente

 Jose A Hernandez

105-05/14.GAMAD.1497

Fotografia

46 x 60 cm.

Impresión: otoño

 Jose A Hernandez

105-06/14.GAMAD.1498

Fotografia

43 x 60 cm.

Impresión: primavera

 Jose A Hernandez

105-07/14.GAMAD.1499

Fotografia

54 x 60 cm.

Fiestas de Septiembre

 Jose A Hernandez

105-08/14.GAMAD.1500

Fotografia

21 x 60 cm.

Primera línea de playa

 Jose A Hernandez

105-09/14.GAMAD.1501

Fotografia

40 x 60 cm.

Impresión: verano

 Jose A Hernandez

105-10/14.GAMAD.1502

Fotografia

50 x 60 cm.

Figuras tras la tormenta

 Jose A Hernandez

105-11/14.GAMAD.1503

Fotografía

43 x 60 cm.

Hombre con paraguas

 Jose A Hernandez

105-12/14.GAMAD.1504

Fotografía

47 x 60 cm.

Anónimos

 Jose A Hernandez

105-13/14.GAMAD.1505

Fotografía

21 x 60 cm.

Ciudad del Norte

 Jose A Hernandez

105-14/14.GAMAD.1506

Fotografía

43 x 60 cm.

La Escalerona

© 2017 Mediadvanced. All rights reserved.